El desafio en produccion y consumo sustentable es mejorar en valor agregado

En ocasión del Taller de Sensibilización y Comunicación sobre Buenas Prácticas Ambientales en la Producción y Consumo Sostenible del Sector de Aserraderos y Productos de Madera para la Construcción, realizado en el marco del Proyecto ECONORMAS MERCOSUR y su línea de acción “Promoción de la Producción y Consumo Sostenible”, se entrevistó al Sr. Jorge Martínez, Coordinador de la Unidad de MIPYMES de la Dirección Nacional de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas (DINAPYME), del Ministerio de Industria, Energía y Minería.

¿Cómo visualiza el sector aserraderos en la actualidad?
El sector de aserraderos ha adquirido una dinámica muy fuerte en los últimos años, debido al empuje de compañías que han tomado liderazgo en ese sector y han provocado una dinámica de crecimiento muy importante.

Los aserraderos están insertos en un sector complicado por definición, la materia prima que utilizan se vuelca en dos cadenas industriales totalmente diferentes; por un lado, la cadena de fabricación de celulosa, con sus costos inherentes a ese sector de actividad, y por otro, la madera con otros fines de comercialización para los usos habituales, como mueblería y carpintería, que tiene otra cadena de valor, otra cadena de costos y por lo tanto obliga a los aserraderos de menor porte a tratar de mantenerse descontaminados de lo que pueden ser los altos costos de la otra línea de actividad.

Otro problema que ha derivado precisamente de la demanda de madera para celulosa es el abastecimiento. Los aserraderos están luchando desde hace mucho tiempo por encontrar fuentes de abastecimiento sustentables que permitan llevar adelante sus actividades de forma regular.
Es un tema complicado porque en el costo de la madera incide mucho el costo de los fletes, el tema de la cercanía con la fuente de abastecimiento es vital y no todas las veces lo logran. En cuanto a su faceta productiva, si bien ha habido un desarrollo en cuanto a las actividades y los usos de la madera, la industria nacional está aún un poco rezagada en cuanto a la aplicación de la madera en esos usos más desarrollados. Es un tema en el que se está trabajando pero se está un paso atrás en ese sentido y es un desafío para el sector para los próximos años.

¿Qué problemas identifica en cuanto a promoción y consumo sustentable?

La principal problemática pasa por mejorar el valor agregado en su línea de productos de salida habitual; también mejorar los niveles de competitividad y profesionalizar su gestión, lo que va de la mano del hecho de poder aplicar políticas del uso de residuos, de reciclaje de determinados tipos de madera que hasta ahora no había sido necesario implementar.
Todo va de la mano, la mejora de la competitividad, la mejora de los residuos industriales, aplicar sistemas orientados a contemplar una situación no solo de gestión empresarial sino de gestión del medio ambiente. El desafío es trabajar ese tema de una forma integrada y no pensar que alguien puede desarrollar sistemas más competitivos, insertados dentro de la producción más primermundista sin preocuparse del manejo sustentable; mantener niveles de calidad, no solo de certificación y buenas prácticas que permitan llevar adelante políticas de manejo del ecosistema de una forma más eficiente.

¿Cómo valora el trabajo del Proyecto ECONORMAS MERCOSUR en esta línea de acción?

Creo que va a ser muy bueno, porque apunta a esa línea divisoria entre la calidad, la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente, que en este segmento en particular es muy difusa.
El tema de que haya empresas preocupadas por mejorar su eficiencia económica y ambiental va a traer muchos beneficios para el sector en todo lo que es su actividad e inserción en una cadena productiva de una forma mucho más eficiente. El proyecto ECONORMAS en ese sentido, si bien pone el foco en el tema de la sustentabilidad y de la amigabilidad de esa producción con el entorno, también beneficia mucho a los empresarios porque los obliga a meterse en el carril de la competitividad y la mejora de la producción. Creo que en la medida que los empresarios lo lleven las medidas establecidas a conciencia, que implementen los consejos, las rutinas de trabajo que se les establezcan, puede provocar un salto de calidad importante en el sector.