Nuevo laboratorio de metalurgia asegurara calidad y seguridad de barras para la construccion

En ocasión de la inauguración de los nuevos equipos de laboratorio donados por el Proyecto ECONORMAS MERCOSUR al Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología, INTN de Paraguay, a través del Ministerio de Industria y Comercio, se entrevistó al Ing. Electromecánico Gustavo Román, Director del Organismo de Investigación y Asistencia Tecnológica y Coordinador General de los laboratorios del INTN.

Los nuevos equipos
Se recibió una máquina de ensayos de tracción – compresión de 100 toneladas de capacidad que no existía en el país. La capacidad máxima de la anterior máquina disponible era de 50 toneladas.
La norma paraguaya que se utiliza como base para la fabricación e importación de barras de acero para construcción, especifica diámetros desde 6 mm hasta 32 mm.
La norma, que ya tiene 10 años, va a entrar en revisión y se va a ampliar a otros diámetros, justamente para hacer frente a nuestras necesidades. Tenemos dos centrales hidroeléctricas, Yacyretá e Itaipú, donde se usaron barras de 45 y 50 mm de diámetro, y como hay otros proyectos de construcción donde se van a usar barras de esos diámetros era necesario contar con una máquina de ensayos que pudiese romper esas barras. Ahora nuestra capacidad se ve aumentada, podemos romper toda la gama de diámetros en barras de construcción.
El otro equipo grande es un analizador químico, un espectrómetro de chispa que nos permite determinar la composición química de los materiales metálicos, básicamente acero y hierro fundido. La máquina viene con programa para esos materiales pero también se puede adquirir el software correspondiente para el análisis de materiales no ferrosos.
Como las barras de construcción especifican requisitos dimensionales, también como parte de la donación vinieron calibres pie de rey, reglas metálicas y reloj comparador.

Incorporación de los equipos al INTN 
Las instalaciones del INTN se tuvieron que adecuar por el tamaño de la máquina de ensayos mecánicos. Se tuvo que elevar el techo, adecuar el cielorraso, preparar una base especial para la máquina, nivelar el piso para facilitar el movimiento del montacargas para la descarga del equipo.
La máquina de ensayo pesa aproximadamente 3000 kg y hubo que ampliar la puerta porque casi llega a los 4 metros y medio de altura.
Se adecuó el espacio físico para el equipo de análisis químico, no es una máquina grande, pero sí una máquina delicada. Se preparó una climatización especial para cumplir con todas las especificaciones que pedía el equipo. Para los otros instrumentos de medición no se requirieron grandes ajustes, ya que son instrumentos pequeños, que se almacenan sin problemas.

Mejoras significativas en el sector metalúrgico
Los representantes del Centro de Industriales Metalúrgicos (CIME) que representan al sector industrial que va a utilizar los servicios de laboratorio, quedaron impresionados, porque prácticamente cubrimos todas las necesidades con los ensayos mecánicos y los análisis químicos que ellos requieren para el control de los productos que fabrican.
Las empresas constructoras, sobre todo, tienen la certeza de que los productos que están usando están bajo control, cuentan con garantías de que los productos para la construcción cumplen con las normas, y sobre todo, son seguros.
Tengo que mencionar que hace 10 o 12 años atrás a Paraguay ingresaba cualquier tipo de barra, prácticamente sin ningún control, y ha ido mejorando en ese aspecto, pero teníamos una máquina de capacidad limitada (30 toneladas nada más), que no cubría toda la gama de productos que especifica la norma paraguaya; y diría que con este equipo de 100 toneladas podemos cubrir todos los diámetros.